Donde la décima asalta el centro de la jornada siempre estás…