A buen naranjo arrimada.

Por: Roxana Fuentes.

Vuelve al escenario y no deja de sorprendernos aunque ya estemos sobreaviso… es Liuba María Hevia quien lleva tanto adentro que alivia su emoción con la música.

El espectáculo “Naranjo en flor”1 con que presentó su más reciente producción discográfica, primera antología cubana de tangos, fue una “délicatesse”. La cantora entregó temas incluidos en el disco homónimo, y otros tangos ineludibles, coreada por un elenco lujoso2 que, de conjunto, dejó un pedazo de vida en el escenario.

Por “Naranjo en flor” se pasearon talentosos invitados: Rosa Campos que hechizó con su guitarra en “Adiós nonino”3; un carismático Juanito Espinosa acompañando con el piano a Liuba en “Qué tango hay que cantar4; el virtuoso actor Osvaldo Doimeadiós, quién interpretó junto a la anfitriona la “Balada para un loco”5; y finalmente, llegó la encarnación de “Los mareados”6 donde Broselianda Hernández y Liuba María Hevia vivieron una intensa historia de finitudes.

La de la noche del primero de septiembre de dos mil doce fue una cita íntima… como si Liuba estuviera sola en el escenario cantándole a uno solo de los espectadores. A ese ambiente espiritual tributó la discreción de cada elemento escenográfico y coreográfico, y el formato musical7. La Hevia se atrevió con una formación instrumental inusual y minimalista (bajo, chelo, violín, arpa, piano y percusión), que se engrandeció sonando como una orquesta sinfónica, incluso cuando solo fue cortejada por el bajo. El soliloquio-diálogo de la artista consigo y con nosotros apostó por una atmósfera confidencial.

Por más que creamos conocer a Liuba María Hevia y su obra, no deja de asombrarnos cuánto provecho consigue, a fuerza de un trabajo delirante, del hecho de haber sido “tocada” por el arte. Entre todos los de “Naranjo en flor” hicieron que no importara el después, solo ese minuto en que éramos vividos por el tango... como un pájaro sin luz, iluminado… un naranjo en flor.

 


1  “Naranjo en flor” es el título de un tango con música de Virgilio Expósito y letra de Homero Expósito, que le da nombre al Concierto y al fonograma de Liuba María Hevia (primera antología cubana de tangos).

2   Liuba se hizo acompañar de los músicos Arnulfo Guerra (bajo), Alejandro Rodríguez (chelo), Ariel Sarduy (violín), José Manuel Ordaz (percusión), Anaiza Núñez (arpa), Miguel Ángel de Armas (piano). Así mismo el espectáculo incluyó la participación de actores estudiantes de la ENA, integrantes del grupo de teatro “El Público”, y bailarines de Danza Contemporánea de Cuba y el grupo Retazos con coreografía de Pepe Hevia y  la edición de Lestrer Brito.

3  Adiós Nonino, tango del músico y compositor argentino Astor Piazzolla.

4  Qué tango hay que cantar, tango con música de Rubén Juárez y letra de Cacho Castaña.

5  Balada para un loco, tango con música de Astor Piazzolla y letra de Horacio Ferrer.

6  Los mareados, tango con música de Juan Carlos Cobián y letra de Enrique Cadícamo.

7 El Opening estuvo a cargo del poema “Viento Sur” de María Elena Walsh, en la voz de su autora acompañado por el cuarteto de Lito    Vitale, trak perteneciente al disco homónimo de 1990.

  El guión del espectáculo fue creado por Liuba Maria Hevia.

  La dirección artística del espectáculo estuvo a cargo de Osvaldo Doimeadiós.

Inicio  |  
Infantiles  |  
Discografía  |  
Biografía  |  
Noticias  |  
Galería  |  
Contacto  |  



Copyright © Liuba María Hevia